Revolución verde: la solución contra el desabastecimiento de las materias primas

Revolución verde: la solución contra el desabastecimiento de las materias primas

Pese a que llevamos ya un tiempo notando que las materias primas están empezando a escasear, fue a partir del año pasado cuando la gente empezó a darse verdaderamente cuenta. Y es que el desabastecimiento de las materias primas ha empezado a notarse más desde que la pandemia de la Covid-19 se inició.

Aficionados y aficionadas a los videojuegos empezaron a tener problemas para encontrar tarjetas gráficas o consolas de nueva generación debido a la falta de materias; los fabricantes de automóviles se enfrentaban a “el Armagedón de los chips” como consecuencia de la escasez de los chips debido a la falta de componentes.

Aproximadamente un 22% de empresas manufactureras españolas se vieron obligadas a reducir su oferta por falta de suministros, sobre todo, productos químicos, plásticos, madera y metales industriales.

Los sectores más afectados por este desabastecimiento han sido los de caucho y plástico (un 53%), seguido de equipo eléctrico (48%), madera y corcho (35%) e informática y electrónica (33%).

Conforme la población mundial crece, la demanda de materias primas también aumenta. Así, para poder hacer frente a esta escasez de recursos, es importante adoptar soluciones relacionadas con la economía circular. Este sistema se basa en la producción de bienes y servicios a la vez que reduce el consumo y desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energías. De esa forma se consigue cuatro objetivos fundamentales:

  1. Mejorar los resultados económicos al tiempo que se reduce el uso de los recursos
  2. Identificar y crear nuevas oportunidades de crecimiento económico e impulsar la innovación y la competitividad de la UE
  3. Garantizar la seguridad del suministro de recursos esenciales
  4. Luchar contra el cambio climático y limitar los impactos medioambientales del uso de los recursos

En Trans Sabater, esta “revolución verde” es clave en nuestro día, aprovechando al máximo los recursos y reduciendo las materias primas. Entre los productos que podemos obtener con este método diferenciamos:

  • Plásticos: PET (Tereftalato de polietileno); PE (Polietileno); PP (Polipropileno)… Con su reciclado conseguiremos menos CO2 en la atmósfera, una reducción del efecto invernadero y por tanto, más salud.
  • Maderas: su reciclaje es fundamental, y es un recurso natural renovable de alto potencial físico, mecánico y estético para la construcción.
  • Papel y cartón: Reciclaje de papel y cartón aporta numerosos beneficios para el medio ambiente: mejora de la calidad del aire y el agua, es biodegradable, ahorro de energía y de emisiones de gases perjudiciales al efecto invernadero, reducción de residuos directos al vertedero o incineradoras, o reducción de árboles talados, entre otros.
  • Metales: La importancia del reciclaje de metales y radica en la reducción significativa de la contaminación del agua y del aire. Los metales reciclables, como el aluminio, destacan porque pueden ser reutilizados infinitas veces y no pierden sus propiedades tras pasar el proceso de recuperación.
  • Combustibles Derivados de Residuos (CDR): Los Combustibles Derivados de Residuos, o CDR, son combustibles sólidos, líquidos o gaseosos generados a partir de la valorización de los residuos peligrosos, no peligrosos o inertes. Los CDR son una forma de obtención de energía de manera que se reducen los Residuos Sólidos Urbanos dándoles una nueva vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

es_ES